El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




domingo, 27 de mayo de 2012

Ayuda y servicio


Desde la Fundación Elial necesitamos tu ayuda.
Desde el pasado mes de Marzo está funcionando el proyecto “Shikoba, Centro gratuito de sanación y crecimiento interior”.
Desde entonces hemos realizado 214 terapias de sanación, 25 charlas y conferencias sobre crecimiento interior, dos intensivos de meditación en fin de semana, y meditaciones dos veces por semana. Todo de forma totalmente gratuita, para ayudar a las personas en su despertar y su camino de evolución interior, colaborando en la sanación de su cuerpo y de su alma.
El Centro ya cuenta con tres terapeutas que ofrecen sus terapias de manera altruista, como un servicio en su propio crecimiento. Y hay más a la espera de poder colaborar, pero ya no tenemos espacio, ya que todas las actividades se están realizando en  nuestro domicilio: Utilizamos el salón para realizar el yoga, las conferencias y las meditaciones; y dos dormitorios para realizar las terapias.
El Centro se está financiando con nuestros ahorros, con clases de yoga, (que es lo único que se cobra, aunque mucho más económico que los Centro de yoga al uso), con las pequeñas donaciones que recibe de algunas de las personas que reciben las terapias, y con otras pequeñas cantidades, que son recibidas como el maná del cielo, de algunas donaciones recibidas desde España y doce socios, también de España.
La demanda de terapias es muy grande, la lista de espera está sobre los diez días, y la asistencia a las charlas, conferencias y meditaciones, ha sobrepasado nuestra capacidad de espacio, ya que en las últimas meditaciones está asistiendo una media de 30 personas, y creciendo.
Por todo esto, hemos decidido dejar el salón de casa y buscar un lugar más acorde para realizar todas las actividades. Estamos visitando locales, y estamos en negociación con los propietarios de uno de ellos, pero son necesarias la realización de algunas obras de adecuación, y nosotros solos no llegamos. Necesitamos ayuda, para cubrir un presupuesto de 40.000 soles, que al cambio suponen unos 11.500 euros o 16.000 dólares.
¡Es mucha la necesidad de ayuda!, y nos involucramos en todo lo que podemos, ya que además de las actividades del Centro, estamos realizando voluntariado activo en un hogar de niños abandonados, y colaborando en necesidades puntuales que se presentan en familias que no pueden hacer frente a necesidades de sus hijos, necesidades que para ellos son extraordinarias, como puede ser la atención hospitalaria, compra de gafas para niños con problemas de visión y un sinfín de cosas más, que hay que vivir en primera persona en este país, para poder llegar a entenderlas. Aquí el problema no son los recortes sociales, no se puede recortar nada, porque nada tienen.
Solo quiero recordaros “que es dando que se recibe”. Y aunque parece una frase hecha, no lo es, es real. La tercera Ley del Alma, que rige toda la actividad del alma, es la Ley del Servicio.
La Ley del Servicio no puede ser evadida. Eludirla trae el consiguiente castigo, si se hace conscientemente. La capacidad de servir marca una definida etapa de progreso en la evolución y, hasta no llegar a esa etapa, no puede prestarse un servicio espontáneo brindado con amor y guiado por la sabiduría. Hasta ese momento lo único que habrá serán buenas intenciones, buenas palabras y apoyo moral.
Hoy el mundo está llegando firmemente a comprender que “ningún ser humano vive para sí mismo” y que sólo cuando el amor, sobre el cual se ha escrito y hablado tanto, se exterioriza como servicio, el ser humano puede estar a la altura de su capacidad innata.
No es fácil servir. El servicio generalmente se interpreta como algo muy deseable, pero raras veces se comprende cuán difícil es servir. Implica sacrificar tiempo, todo aquello que nos interesa y las propias ideas; requiere un trabajo excesivamen­te arduo, porque necesita un esfuerzo deliberado, sabiduría consciente y habilidad para trabajar sin apego. Estas cualidades no las logra fácilmente el ser humano común, las logra aquel que ha conseguido despertar y sube con paso firme los peldaños de su evolución.
Si sientes la necesidad de servir, te estamos esperando. Puedes hacerlo colaborando de manera puntual o haciéndote socio aportando una cantidad mensual.
Para hacerte socio clica en el siguiente enlace:


Para realizar una aportación, estos son los números de cuenta:

Cuenta en España:

"LA CAIXA"
Nº de cuenta: 2100-2868-93-0110132202

IBAN: ES4921002868930110132202

Código SWIFT: CAIXESBBXXX

Titular: J. Alfonso Vallejo (Presidente de la Asociación)


Cuenta en Perú:

"INTERBANK"
Nº de cuenta: 420-3043851663

Código SWIFT: BINPPEPLXXX

Titular: Asociación Elial



Gracias. Bendiciones para todos.

viernes, 18 de mayo de 2012

De terapeutas, sanadores, maestros y gurús (2).


            La humanidad actual necesita de mucha ayuda para despertar y cambiar su vibración, y poder así despegarse del cuerpo y acercarse al alma, para aprender a Amar, para servir a sus hermanos, para acercarse a Dios.
Para ofrecer esa ayuda son necesarias cuantas más personas mejor, y colaborar así, siguiendo el Plan Divino, en la sanación de los cuerpos y el despertar de los egos, que es la llave que abrirá la coraza de los corazones, corazones que son los instrumentos y mensajeros del alma, y vehículo de transporte hacia la divinidad; divinidad que es la misma en todos los habitantes del planeta.
            Terapeutas o no, todos somos importantes en esta tarea, todos somos a la vez alumnos y enseñantes, terapeutas y pacientes, ya que cada persona necesita algo diferente a las demás, algo consustancial con su momento y su nivel de crecimiento y evolución.
             Pero todos, sobre todo los que están un poco en contacto con su corazón, han de realizar esta sagrada tarea con amor, con compasión, con misericordia, con dulzura. No puede alguien que se hace llamar terapeuta, sanar y arreglar con una mano, y enfermar y desarreglar con la otra. No es lícito que un terapeuta que se dedica a colaborar en la sanación de otros, provoque con su comportamiento desarreglos emocionales en otras personas, que curiosamente suelen ser los que se encuentran más próximos.
            Eso sólo es un signo de inmadurez, y no son conscientes de que el Karma liberado por la sanación, queda disminuido o minimizado ante el Karma generado por su comportamiento.
            Es necesario que un terapeuta de la Era de Acuario sea ejemplo de vida para sus pacientes, para sus amigos, para su familia, para todos los que le rodean, en su caminar por la vida. La meditación y el trabajo interior, han de ser las primeras actividades que cada terapeuta debe realizar en su día. Antes de intentar colaborar en cualquier sanación, ha de trabajar en la suya propia.
            Tampoco es lícito para un terapeuta “pasar por lo que no se es”, y hacer creer a los demás en títulos que no se ostentan o en cualidades que no se tienen. Vivo en un país hermoso, con gentes maravillosas, pero con problema de “titulitis”, aquí es más importante el titulo que la persona, hasta el extremo de llamar a las personas por su titulo antes que por su nombre. Esto puede llamar a engaño, sobre todo si el terapeuta no deshace el malentendido y explica que sólo es un terapeuta. No puede, ni debe un terapeuta arrogarse un título indebido, como por ejemplo hacerse llamar “doctor” cuando su especialidad son los masajes.
            También nos encontramos, en todo el mundo, con la costumbre de llamar “maestro” a alguien que sólo dirige una meditación, o da una charla sobre cualquier tema “espiritual”. Un Maestro es alguien que ha alcanzado la realización. No hay muchos encarnados, y casi nadie de los que transitamos por la vida podemos calificarnos con el título de maestro, y no sólo eso, sino que ni tan siquiera debemos permitir que nos nombren como tal, ya que “quien calla otorga”.
            Ser terapeuta o sanador comporta mucha más responsabilidad de la que muchos puedan creer. La actitud de un terapeuta ha de ser recta, clara y honesta en todas las facetas de la vida. Ha de ser ejemplo de vida, ha de ser amoroso y respetuoso con todos.


           

domingo, 13 de mayo de 2012

De terapeutas, sanadores, maestros y gurús (1)


            Esta entrada es una especie de actualización pública de mis creencias. Aunque queda mejor decir, de parte de mis creencias espirituales, y sobre todo las relacionadas con la sanación.
            Recuerdo cuando realicé el curso de terapeuta y maestro Reiki, que aprendí que las dos reglas principales del Reiki son:
-          La terapia deber ser solicitada por el paciente.
-          Siempre debe existir una contraprestación.
Y así lo enseñé yo a lo largo de los años, ya que la razón de esas dos reglas, me parecían, en cierta manera, lógicas.
La primera basaba su razón en que si el paciente no solicitaba la terapia, es que, posiblemente no la necesitara, y debía seguir con la enfermedad por alguna razón, que ni él, conscientemente, conocía.
La razón de la segunda, es que existía un trabajo, una entrega de energía, un curso que avalaba la terapia, el cual había tenido un coste, y posiblemente alguna razón más, que ahora no recuerdo. Todo ello daba como resultado que se debía abonar algo por la terapia, aunque fuera poco, y por los cursos que se realizaban, porque debía existir un intercambio de energía, por un lado la monetaria, y por el otro la sanadora.
Además del Reiki, he realizado cursos de otras técnicas de sanación, y en algunas otras, no sólo avalaban dichas teorías, sino que llegaban más lejos, hacían firmar un documento de confidencialidad, para que no se comentara nada de lo aprendido, si no era dentro de un curso de formación, con precios ya establecidos y enormemente costosos. (Confidencialidad que sigo respetando por creencias kármicas).
Pero yo ya no lo enseño así, y tampoco lo práctico. Prueba de ello, es que hemos puesto en marcha un Centro de Sanación y Crecimiento Interior, completamente gratuito; y si en la realización de la sanación, se comprueba la capacidad del paciente para ser sanador, le ofrecemos la posibilidad de realizar un curso de iniciación de Reiki, también completamente gratis.
En el caso de la solicitud de la terapia por el paciente, tampoco lo tenemos en cuenta. Si encontramos a una persona con un problema, aunque no lo solicite, en nuestras meditaciones le hacemos sanación a distancia. Es muy posible que nunca sepamos si esa o esas terapias le han servido para sanar su enfermedad, o para aliviar su estrés o su dolor, o para sanar cualquier aspecto de su vida, pero no nos importa, nos sentimos felices tratando de ayudar, porque si.
Una buena manera de liberarse del Karma es la sanación, pero la sanación desinteresada, ayuda a liberar mayor cantidad de Karma. Recuerda que se deja de generar Karma cuando todo lo que se hace es porque si, es por amor, sin ningún deseo, salvo el de que la persona sea feliz. Al Centro de Sanación, están llegando terapeutas a ofrecer sus servicios, lógicamente de manera gratuita, durante un día a la semana, o una mañana, o una tarde, según sus disponibilidades. Eso nos hace felices.
En nuestra evolución, vamos a llegar, porque esa es la meta, a conocer y a sentir el Amor. Sentir y Amar a todos como hermanos, lleva al servicio, y el servicio incrementa la energía del Amor. Entonces el ser humano da y recibe, porque el Universo le responde y las riquezas materiales y espirituales llegan a él hasta la saciedad, cuando ya no pide nada para sí.
Servir es una manifestación de la vida, es un anhelo y un impulso evolutivo del alma. Mientras el “deseo” es la característica sobresaliente de la naturaleza inferior, el “servicio” es la característica sobresaliente del alma.
Por eso, a pesar de lo que digan las teorías de distintas filosofías, hay que ayudar a todos, sin distinción, porque son Luz, porque son un alma, como tú. 

viernes, 4 de mayo de 2012

¡Quiero gritar!


            Quiero gritar y que mi voz traspase el mundo, rasgando el velo de la ignorancia, rasgando el velo de la incomprensión, rasgando el velo del miedo, y se aposente en el espacio sagrado de los corazones, que es el lugar donde están grabados los recuerdos de todas las vidas que nos hemos permitido vivir, el lugar donde se encuentra el verdadero propósito del viaje a la materia, el lugar donde se guarda el archivo de nuestra verdadera filiación, el lugar donde se encuentra todo aquello que en nuestro desatino buscamos desaforadamente en el exterior, allí donde no se encuentra; lugar que de manera inconsciente, y con la inestimable ayuda de nuestros padres y educadores, hemos cerrado a cal a canto, para hacer oídos sordos al sufrimiento ajeno, y satisfacer así, sin remordimiento, los caprichos del ego.
            Quiero gritar y que mi voz traspase el mundo, rasgando el velo de la ambición, rasgando el velo de los deseos, rasgando el velo de las preocupaciones, y se aposente en las mentes de los hombres, que es cuna del dolor, de la tristeza y del sufrimiento, para que se adormezcan los pensamientos que separan al ser humano de su propia esencia,  que es Amor, que es Paz, que es Alegría.
            Quiero gritar y que mi voz traspase el mundo, rasgando el velo del poder, rasgando el velo de la ambición, y se deposite en los despachos de aquellos que rigen los destinos de la humanidad, para que comprendan de una vez y para siempre, que su misión es el servicio y el reparto equitativo de la riqueza entre todos los habitantes del planeta, no solamente entre sus amigos o entre los que más tienen, y que su trabajo, por el cual rendirá cuentas al otro lado de la vida, no estará completado mientras una sola persona viva en la pobreza.
            Quiero gritar y que mi voz traspase el mundo, rasgando el velo de pobreza, rasgando el velo de la humillación, rasgando el velo de la discriminación, y se deposite en el alma de aquellos que malviven la miseria y sienten en ellos la injusticia, para que se empapen de la energía del Amor y reciban la fortaleza necesaria para sobrellevar con dignidad una vida injusta a todas luces.
            Quiero gritar y que mi voz traspase el mundo, llegando a ti que paseas tu mirada por estas líneas, y que mi grito se deposite en tu corazón, y ablande la dureza que pueda habitar en él, para que trates a todos como a tus hermanos del alma, para que sientas tu conexión con ellos, para que sientas tu conexión con todo, para que sientas que eres una parte fundamental, una parte única del Universo. Para que cambies hacia la justicia y el reparto equitativo, y empiece así a cambiar tu mundo con tu cambio.
            Y después del grito el silencio, y con el silencio el sueño. He soñado que un mundo mejor es posible. Un mundo más equitativo, un mundo en el que no importe ni el lugar de nacimiento, ni la raza, ni las creencias, ni el sexo. Un mundo en el que todos sus habitantes tengan las mismas oportunidades de acceso a las riquezas del planeta, a la educación, a la sanidad. Un mundo en el que todos sintamos alegría por ver la felicidad de otro ser humano, un mundo en el que sintamos a nuestro prójimo como nuestro hermano. He soñado con un mundo lleno de Amor.
He soñado contigo, que no sólo sientes la humedad en tus ojos ante el sufrimiento de un niño o la soledad de un anciano, sino que te rebelas ante la injusticia, ante la discriminación del tipo que sea, ante la pobreza. He soñado contigo, y he visto como trasmutabas tu rabia en compasión, y tu compasión en ayuda, porque sabes que la compasión por sí sola no resuelve problemas, que es tu entrega la que alivia el sufrimiento.
Ha sido un gran sueño. Gracias.

Un mensaje para toda la humanidad

jueves, 3 de mayo de 2012

Cambiar para ser feliz


Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo

Albert Einstein.

Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo.

Mahatma Gandhi


            ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con personas, si no tú mismo/a, tristes, llorosas, compungidas, que cargan sobre sus espaldas, como una losa pesada, una relación que les hace la vida infeliz?, y a pesar de todo, esas personas siguen paseando su pesada losa, día tras día, sin ser conscientes de que con un ligero cambio, pueden aligerar su peso y cambiar el ritmo de su vida de manera radical, dejando a un lado su perenne infelicidad, su sensación de vacío, de tristeza y de impotencia, y acercarse a una vida digna, mucho más serena, alegre y feliz.
            No importa el tipo de relación que sea, pareja, padres, hijos, hermanos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, no importa. Como decía Gandhi, cambia tú para cambiar tu entorno. Como decía Einstein, para conseguir resultados distintos hay que cambiar algo.
            Pero no se trata de cambiar sin más, ya que ese cambio sin rumbo podría conducir a situaciones aun más desagradable, el cambio ha de tener un objetivo, y ese objetivo no puede ser otro que el Amor. Ya que si existen situaciones desagradables, es seguro que el Amor brilla por su ausencia, ya que ante el Amor no puede existir ninguna situación desagradable. El fin del Amor es la felicidad del otro, por lo que ante el Amor no puede existir ninguna losa que aplaste a uno en detrimento del otro.
            Alguien, alguno de esos/as maltratadores/as emocionales anónimos/as, que, además, casi siempre actúan en privado, pueden alegar que por supuesto que aman a su pareja, a su padre, a su hija, etc., y que todo lo hacen por su bien, para que aprenda, para que no haga el ridículo, para que conozca el valor del dinero, para que sea alguien el día de mañana, para que…… etc., etc., etc. Eso no es Amor, y ni tan siquiera un sucedáneo, eso sólo es una prueba de inmadurez total, de inferioridad, de orgullo, de envidia, eso es cualquier cosa menos Amor.
            El cambio del maltratado ha de ser hacia el Amor, y actuar bajo esa perspectiva, procurando la felicidad del otro, no juzgando sus palabras ni sus acciones, de la misma manera que no se juzga ni se critica a un bebé, sólo se le atiende lo mejor posible, es decir, se actúa para su felicidad haga lo que haga. Responder al ataque, guardar rencor o ira, desear lo peor, es ponerse a su altura, es ser otro bebé.
            Todo esto, sin jugarse la vida, hay bebés enfermos y muy peligrosos. Ante estos también es imprescindible un cambio, pero además de Amar, es posible que sea necesario un alejamiento.
            Pero esos casos son los menos, son escasísimos. Son más los casos en los que la moneda de cambio es el reproche, el silencio, el desprecio. Pero no hay ningún reproche, ningún silencio, ningún desprecio, que no pueda ser curado con un poco de Amor. Es muy posible que lo que estén pidiendo a gritos con su maltrato sea un poco de Amor.
            Si cargas con una pesada losa, ¡cambia!, y observa que sucede.